Sobre los años 30

Sobre los años 30, con la llegada de los primeros automóviles al país, surgió un selecto grupo de empresarios y almacenes dedicados a importar repuestos, venderlos directamente, distribuirlos por medio de sus sucursales o darlos en venta a aquellos que no podían importar.

Al envejecer los vehículos y aumentar el número de importados, el negocio que al comienzo parecía más o menos rentable se fue ampliando hasta convertirse en uno de los renglones más importantes de la economía nacional, sin embargo la actividad se regía por las directrices de otros gremios y los “autopartistas” se acogían a las disposiciones oficiales y de los organismos encargados de regular las importaciones, lo cual dificultaba la actividad.